Archivo del Autor: sopaycaldo

Les Crestes 2007

Nuevo vino procedente de la bodega Mas Doix (Poboleda; D.O.Q.Priorat). Comparado con sus hermanos Salanques y Doix se situa en la linea low cost, siguiendo la estela de otros lanzamientos recientes como el Camins del Priorat, Riu o Clos Petó. Hace apenas diez años los lanzamientos de nuevos vinos de bodegas existentes solian ser Reservas de Família, Selecciones Especiales o Fincas de muy distinta denominación. Curioso como la crisis lo cambia todo. Hay que facturar a toda costa y nada mejor que un vino de 14,00€ con todos los ingredientes de éxito comercial: pedigrí (D.O.Q.Priorat), imagen y precio competitivo en su mercado de origen. A eso se apuntan cada vez más bodegueros y,si la calidad está a la altura, bienvenido sea. Les Crestes 2007 es un cupaje de Garnatxa, Carinyena y Syrah. Lleva una crianza de 8 meses en barrica. El vino tiene un color bonito, oscuro, límpio y brillante. Algo rudo en aromas, con notas sobremaduras y de piedra pizarra. En boca, con buena entrada, destaca por una acidez punzante; seco, fresco. Algo falto de equilibrio. Buen vino, algo inferior que el Camins del Priorat, pero en todo caso, una buena entrada a los vinos de la zona.

Viña Ardanza Reserva Especial 2001

Mucho bombo y publicidad para sacar al mercado el nuevo Viña Ardanza. Lo han vestido como añada única, como una de las tres mejores añadas de su historia y por eso, junto con las 1964 y 1973, se merece el título de “Reserva Especial”. Web de lujo y nueva presentación del vino. Todo esto daba mucho miedo, olía a farsilla pero… No! la primera sorpresa es que el precio sigue -casi- intacto: lo compré a 19,65€! Excelente notícia pero, que hay del vino?

Viña Ardanza Reserva Especial 2001, es un cupaje de Tempranillo (80%) y Garnacha (20%), procedentes de un viñedo de unos 30 años de edad situado en Fuenmayor (eso el Tempranillo, la Garnacha procede de la Rioja Baja). La fermentación alcohólica se realizó en depósitos de acero inoxidable durante 14 días. La fermentación maloláctica se terminó en 21 días. Tras su trasiego, los vinos pasaron a barrica en Marzo de 2002 permaneciendo 36 meses en roble americano de 3 años de edad media. En Septiembre de 2005 pasó a botella.Tras 4 años llega a la copa. Vino claro de color, fino y delicado en aromas de media intensidad, claro ejemplo del estilo clásico riojano. Excelente expresión de crianza. En boca es seco, amargo, pero aterciopelado y envolvente. Cálido. Equilibrio perfecto y postgusto muy placentero. No se si será de las mejores añadas o si todo es una estrategia de márketing pero con un producto de tan alta calidad y precio ajustado no hace falta mucho esfuerzo de ventas. Un placer.

Remírez de Ganuza Reserva 2000

Bendita tarde de lunes! Me cayó un maridaje fabuloso: lluvia, frío y Remírez de Ganuza Reserva 2000. Argumento de peso para el bando clásico en las tediosas discusiones sobre modernidad, terruño, tipicidad y demás pasajes pasajeros susceptibles de cambio en función de la dirección del viento. Vino redondo, rebosante de vida. Luminoso y brillante, con aromas finos y elegantes (flor seca, sacrístia, madera lacada, cerezas en licor) excelentemente integrados. Taninos finos y delicados. Boca suave,  con paso aterciopelado, amargo y complejo. Rico en sensaciones y largo en el recuerdo.  Intemporal, a pesar del viento.

Remírez de Ganuza tiene su sede en Samaniego (Álava). Éste Reserva 2000 es un cupaje de Tempranillo (90%) y Graciano (10%). La edad media del viñedo es de 60 años. Vendimia y selección manuales, separando los hombros de las puntas y utilizando sólo los hombros para la elaboración del Reserva. Crianza en barrica durante 24 meses.

 Otros maridajes recomendados:

 

Can Talamàs

Can Talamàs (c/Santa Clara 3; 93 760 23 65) es un pequeño restaurante en el centro de Sant Pol de Mar (Maresme). Su oferta de fin de semana, cantada a pie de mesa, se compone de unos 5 o 6 primeros y otros tantos segundos a modo de menú y con un marcado carácter de cocina tradicional; su especialidad, sin duda, las cazuelas. Su autenticidad, la calidad de producto y sobretodo su acertado precio son atributos suficientes como para merecer la visita.

Estuvimos un sábado noche. El restaurante se divide en dos partes: una primera zona con uso de Bar y, a continuación el comedor, pequeño pero confortable y luminoso. De primero cogollos con jamón de pato: máxima sencillez bien resuelta. De segundos un entrecot a la brasa con escalibada y pollo con ciruelas. Bien el entrecot, buena carne con buen sabor de brasa; magnífico la escalibada (solo pimiento rojo). El pollo fabuloso, puro sabor tradicional: cocina lenta, sin prisas. Postres caseros bastante buenos; tomamos flan y pastel de coco. Agua de 1,5l y una cerveza Glops! negra. Todo 40€ (fijo de 20€ por persona). Y como apunte: jamás en mi vida había comido tan rápido en un restaurante. Verlo para creerlo. Y, por cierto, bien para ir con niños ya que preparan, previo aviso, lo que las pequeñas panzas deseen. Buen detalle. Sobra el humo y habría que mejorar la carta de vinos. Un acierto.

Caldeni

Tras mucho tiempo de intentonas el pasado sábado, por fin, pudimos acercanos al restaurant Caldeni (c/València 452 Barcelona). Local pequeño -apenas 7 mesas- pero suficientemente cómodo y acogedor. Servicio atento, profesional y voluntarioso. Carta de vinos justa, con buenas referencias y precios moderadamente altos. Bebi solo. Abadia Retuerta Selección Especial 2005 en su formato 37,5cl (14,00€).

Aperitivos basados en pizza crujiente, bastoncitos con mayonesa de soja (riquísima) y almendras con curry. Perfectos para potenciar el muy ya abierto apetito. De primero tomamos Ensalada de Mozzarela trufada y emulsión de tomates ahumados (8,50€) y Gnochis con huevo de corral a 63º (9,50€). Maravillosos primeros platos: la ensalada fresca, sencilla, con una mozzarela antológica y el fabuloso contrapunto del tomate. El plato de Gnochis vicioso hasta límites insospechados, con los gnochis bañados en reducción de carne, y con un huevo bien cocido bajo una nuve de parmesano. Hivernal.

Los segundos fueron Steak Tartar (15,90€) y Buey Argentino – Hereford Pampeà (22,50€). Dos platos que demuestran el dominio del cocinero en cuanto a carnes refiere. Perfectos, sobretodo el buey argentino que seleccionamos de la ámplia oferta de procedencias (Nebraska, Kobe, Francia y la elegida Argentina). De postres Piña con coco y crema catalana con galleta Maria. Bien la piña. Sorprendente la crema catalana, espumada, golosa, toda una chuchería. Todo, más un café y dos aguas por 83,00€. Grata cena, de gran calidad precio. Muy recomendable.

La mejor amiga de la alcachofa

 

paulaner

Tras algunos meses complicados, vuelvo con ganas de compartir de nuevo mis experiencias enograstromusicales con quien tengan ganas y tiempo de leerlas. Con ya dos descendientes luchando por el trono y algunos lustros de hipoteca pendiente, mis apariciones por los restaurantes vienen siendo algo escasas; espero poderlo recuperar pronto. En este sentido apuntar que una de las sorpresas que me he llevado en estos meses es La Taverna del Clínic (Rosselló 155; Barcelona), un local de tapas atípico, tanto por la calidad de la materia prima, como por su trabajadísima elaboración y su buena relación calidad-precio (sobretodo si obviamos los platos recomendados: caros y no mejores que las tapas). A mi podio particular pasan esas bravas, las múrgoles amb crema de foie o el caneló d’ànec. Punto y aparte para el Tatin. Adictivo hasta la médula.  Unos días de vacaciones en Llafranch con las obligadas visitas al Casamar y Simpson y alguna invitada familiar a mi predilecto Els Tinars, han completado mis últimos meses. Así es la vida. Yendo al grano, no domino demasiado el mundo de la cerveza por no decir nada, pues me gustan bien frías y no excesivamente amargas.  escarchofa

Hace unos meses, en un hipermercado que ya no da bolsas de plástico, encontré esta Paulaner, cerveza alemana de trigo  de alta fermentación. 0,5l de puro placer a 1,30€ la botella. Me encanta su suavidad, su aroma dulce y tacto espumoso. Ha sido una fiel compañera en estos meses de calor y ahora también lo será de uno de mis grandes vicios: la alcachofa. Hoy disfrutamos de las primeras de la temporada. En ausencia de brasa, el horno y algo de sal gruesa cumplen con creces. Y con Paulaner mucho mejor.

La Bota de Manzanilla Pasada (nº10)

Bueno, bueno, bueno, pues parec10p1e que la fiesta continua. ¡Menudo ejemplar! Otro increíble ejemplo de maestría. Un vino dorado, fresquísimo, con abundantes y abrumadoras notas salinas, almendradas, de algas y flor. En boca es seco, llena la boca de frutos secos, intenso, redondo y muy largo.  Una delicia para los sentidos de la cual sólo puedo recomendar abusar. Abusar mucho. Un concepto, el de Manzanilla pasada, romántico, con su flor aguantando las embestidas del oxígeno y dando de si un vino épico, lujoso y, para verguenza de muchos, muy barato.Para leer algo en serio sobre este vinazo mejor os dejo extracto de la web de los maestros de www.equiponavazos.com:  

Se trata de un vino de poco más de 15 grados que fue seleccionado hace 22 años por Rafael Rivas, capataz de La Guita que ya se hizo cargo de las Bodegas de la Calle Misericordia cuando fueron adquiridas en 1986 por esta antigua casa sanluqueña de hondas raíces montañesas. Se apartaron 15 botas bodegueras en una solera de manzanilla bien criada con objeto de crear una manzanilla vieja de calidad excepcional que estuviera disponible para disfrute de los mejores conocedores del entorno familiar, así como, sobre todo y siguiendo la tradición, por si en algún momento hubiera sido necesario recurrir a ella para dar una ‘espuela’ al vino comercial de la casa. El creciente éxito de mercado de las versiones cada vez más ligeras y jóvenes de La Guita ocasionó que esta pequeña solera 1/15 se quedara por completo al margen de la comercialización, de modo que no ha sido objeto de ninguna saca en los cuatro lustros y medio transcurridos desde su creación con vinos que ya tenían su buena media docena de años de crianza biológica a sus espaldas. A fin de mantener su carácter y de que no se amontillara, el capataz Rivas ha ido cuidando con esmero de las 15 botas, tocándolas tan sólo para extraer cuatro o cinco arrobas (equivalentes a 16 litros cada una) de vez en cuando, incluso en años alternos, que eran repuestas con vino procedente de la mejor solera de La Guita. El resultado es una auténtica manzanilla pasada de singularísimo estilo. Como las de antes”

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.